La tecnología favorece a la obesidad infantil

Los grandes avances en el mundo de la tecnología han permitido reducir costes en los productos y el precio final al público. Esto ha conseguido que la tecnología esté al alcance de muchas más familias. Los niños de generaciones anteriores no tenían tanto acceso a la tecnología como los de ahora.

Aunque el acceso tan fácil a la tecnología ha traído muchas ventajas, también ha provocado una gran desventaja. Un uso excesivo de la tecnología viene siempre acompañado de una disminución de la actividad física, especialmente en los niños pequeños, provocando en ellos una vida más sedentaria y por lo tanto perjudicando su salud a largo plazo.

El uso excesivo de la tecnología es perjudicial

Los datos obtenidos de diferentes estudios que han realizado la Organización Mundial de la Salud y otras instituciones médicas muestran una preocupación real por el aumento del sedentarismo. Este problema está provocado principalmente por el excesivo uso de la tecnología en niños y adolescentes.

La publicidad

La publicidad tiene un gran efecto tanto en adultos como en niños. Todos pasamos cada vez más tiempo delante de la televisión o de Internet y estamos más expuestos a anuncios de campañas publicitarias que nos venden muy bien los productos tecnológicos. Estos no son perjudiciales pero generan sedentarismo, lo que genera preocupación al percibir que los niños no tienen una actividad física suficiente para desarrollarse y convertirse en adultos sanos.

Los videojuegos

Los videojuegos también han causado que los niños y adolescentes pasen más tiempo dentro de casa realizando actividades sedentarias. Aunque es cierto que la industria de los videojuegos cumple un papel importante en el ocio juvenil, es importante que los padres estén pendientes de este asunto para evitar que los que sus hijos pasen demasiado tiempo sentados con videojuegos.

Conciencia general por la obesidad infantil

¿Cómo se puede ampliar la conciencia general sobre este problema?

Si conseguimos que los niños y adolescentes se muevan y jueguen lo suficiente de forma física conseguiremos que tengan un equilibrio energético adecuado. También se les puede ayudar a evitar los riesgos que conlleva el sobrepeso a largo plazo, y el papel que desempeñan los padres y el resto de la familia es fundamental. La familia puede colaborar para incentivar las actividades físicas en los niños.

Si todos ponemos de nuestra parte, podemos paliar los efectos negativos que tiene el uso de la tecnología en los niños, como es la obesidad infantil en este caso. Desde nuestra guardería animamos a la actividad física diaria, favorecerá en gran medida la vida de nuestros niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now Button